Para el encuentro y el reencuentro. Análisis, reflexión y debate de temas sociales, políticos y culturales. Donde la poesía y la crítica conviven al ser presentadas con el sabor del fundamento.

martes, 11 de marzo de 2014

No te salves


No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca

                No te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

Pero si
            pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas

                    entonces,
no te quedes conmigo.

autógrafo
Mario Benedetti 



miércoles, 5 de marzo de 2014

Entre poemas y verdades: Benedetti

En los tiempos que vivimos, pero sobre todo este nuevo episodio venezolano, no cae nada mal recordar una de las maravillosas obras del genial y siempre querido Benedetti, esta vez dedicada a la llamada y casi autodenominada clase media...



Poema a la Clase Media

Clase media
medio rica
medio culta
entre lo que cree ser y lo que es
media una distancia medio grande

Desde el medio
mira medio mal
a los negritos
a los ricos
a los sabios
a los locos
a los pobres

Si escucha a un Hitler
medio le gusta
y si habla un Che
medio también

En el medio de la nada
medio duda
como todo le atrae
(a medias)
analiza hasta la mitad
todos los hechos
y (medio confundida)
sale a la calle con media cacerola
entonces medio llega a importar
a los que mandan
(medio en las sombras)
a veces, sólo a veces, se da cuenta
(medio tarde)
de que la usaron de peón
en un ajedrez que no comprende
y que nunca la convierte en Reina

Así, medio rabiosa
se lamenta
(a medias)
de ser el medio del que comen otros
a quienes no alcanza
a entender
ni medio

-Mario Benedetti.


lunes, 24 de febrero de 2014

El tiempo se agota y sus actos no convencen

Haré uso de mi libertad de expresión,
como TODOS (as) en la tierra de gracia, Venezuela.
Ya tuve bastante con estos días de violencia irracional,
desmedida, irresponsable, inducida y financiada.

Antes del propio 12 de febrero de 2014, en los 200 años del Bicentenario de nuestra Juventud venezolana, ya sabía de su "furia" con los sabotajes y los llamados internacionales para una intervención. No me cabe la menor duda que las muertes ocasionadas son el combustible despiadado para que este golpe continuado sea replegado por el país.

Sin embargo,  los ideales de más de la mitad del pueblo son tan fuertes que no los irán a convencer de sus deseos de "progreso" cuando de manera inhumana siguen sugerencias de un militar retirado para colocar guayas y lograr herir o matar al otro, cuando queman centros de salud comunitarios, arremeten contra canales/radios comunitarias o amedrentan establecimientos de comida por llevar un logo de Mercal o Pdval.  Y ni hablar de la queman unidades para el servicio de la telefonía como Cantv, de seguridad o de transporte público. ¿En qué cabeza cabe que si quieren progreso es atentando con lo que beneficia al pueblo,  a los ciudadanos?

JAMÁS les daré la razón mientras sigan promoviendo la cultura de la muerte con sus laboratorios de guerra, mientras cuelgan de postes y puentes muñecos alusivos a personas del oficialismo o cuando pretenden meter en un mismo saco a los llamados "colectivos" para satanizarlos, pues sepan ustedes que en nuestro país y en el MUNDO ENTERO existen colectivos sociales, estudiantiles, culturales, de campesinos, feministas y de sexodiversidad, también de motorizados, de madres y de los propios trabajadores que defienden sus ideas bajo una lucha con causas de sobra, y no quiere decir que todos ellos sean colectivos armados como los tildan. ¿Entonces todo motorizado o cultor popular es "CHAVISTA" y por eso hay que atentar contra él/ ella?

No aplaudiré las porquerías que dicen desde el extranjero, aquellos que se han ido y ven desde afuera el tema con dramatizaciones para la confabulación de la matanza que encierra este escenario. Miami no es VENEZUELA. La patria se respeta, ni se pisa ni se manosea.

Los problemas no se solucionan pidiendo el “rescate internacional” y si no me cree busque usted mismo en Google “intervención militar/ daños de intervención militar” y vea… país por país. La realidad no es tan altruista como la pintan, ¿verdad?

Hablando de los excesos y sus excesos...

¡¿No es acaso un exceso que ciertos religiosos se tomen atribuciones que no les compete en la política nacional llamando a calentar las calles; que una persona disociada haga destrozos sin espera respuesta del orden público o peor aún, que los sectores políticos de la derecha (electos para cargos por una mayoría) llamen a la desobediencia civil sin recibir su debido enjuiciamiento?!

¿No es acaso un abuso que empresas de comunicación se hagan eco de los rumores o que ni siquiera digan ambas versiones? Cabe la interrogante y el análisis para todos: rojos, amarillos, azules, verdes,  blancos… todo el arcoíris mediático.  

Es un abuso restablecer el orden con la violencia brutal, pero también es un abuso que se juegue con la vida de sus vecinos o colectividad a costa de un interés mezquino y empecinado que no termina de cuajar porque la mayoría de la gente entiende que un enfrentamiento entre nosotros  mismos es peor. 

¿Quién no sabe en este país polarizado que las armas son el instrumento de ambos polos y que en río revuelto se logran las peores tragedias? Los más extremistas las llevan –sin ninguna pisca para justificarlos- y esto no es desde ahora. Hace muchísimos años ya pasaba, pero no es modismo de nuestra cultura, es inducido de fuerzas externas y lo saben aunque no lo deseen reconocer los de la IV República y en esta V,  así que no nos caigamos a pasiones. La diferencia fue y está en lo que defienden y a quién le responden. ¿Es malo o bueno?, es lo que es y la historia nos lo demuestra.   

JAMÁS me van a convencer cuando se llenan la boca para negar que han sido la oposición más descarada ante el mundo al jugar con las imágenes de conflictos de otros tiempos e incluso de otros países que NADA tienen que ver con nosotros.

No esperen que defienda los actos irresponsables de ciertas universidades públicas y privadas de este país que en vez de ser mecha para las ideas y el diálogo se han caracterizado por su complicidad como grupo de poder, cercenando el derecho a la educación y al trabajo honesto.  

JAMÁS voy a defenderles mientras le disparan al que es disidente de su odio por el gobierno o porque simplemente ese otro decidió no asistir a sus convocatorias, porque quiso mover una barricada de basura para irse o llegar a su trabajo, atender una emergencia o porque indiscutiblemente ES SU DERECHO A TRANSITAR Y PUNTO.

No me pidan estar a favor de un grupete que quema basura frente a una escuela o guardería y tranca el paso a gente de la tercera edad con el mismo odio. 

No me pidan aplaudir a los alcaldes o gobernadores que hacen de la vista gorda esto por defender lo indefendible. No daré mi reconocimiento al que desde un edificio se encapucha para delinquir con la consigna de "defender propiedad", ni al que con un tubo o palo lleno de clavos se hace pasar por el defensor de los pobres para segarle la vida a otro que no actúa igual. 

NO estoy de lado de aquel que le incendia el carro o bus al otro, no es algo que me llene de orgullo porque es un acto vil y porque representa el patrimonio de una persona que, probablemente, lo use como el medio de sustento para llevar el pan a su hogar, y por eso decide no unirse al paro de transporte que intentan hacer, pero que por la misma violencia y amenazas de destruirlo se ve OBLIGADO a permanecer inactivo. 

Tanto que critican y muchos son peores que aquello que critican. Su decadencia se nota desde que sus costuras particulares se ponen de manifiesto. Son sus intereses personalísimos los que están resguardando, pero por encima de eso está el interés real de sus líderes que no piensan en el bienestar del colectivo social ni mucho menos los logros y avances que mal que bien se han visto a lo largo de 15 años.  Y no me vengan con sus panfletadas baratas porque no son santos de mi devoción y también tienen rabo de paja. Nada es perfectamente bueno mientras existan los monopolios del poder activos y la mano "invisible" del mercado quiera arreglarlo todo.

Los representantes de la oposición venezolana convierten a sus seguidores en una masa deplorable, frívola, amorfa, sin líneas de estudio serias. NADIE en este país está obligado a unirse o sumarse a un movimiento u otro, NADIE merece ser humillado por cómo piensa, cree o siente, pero ese tema parece estar sólo para un grupito. ¡Grave error! 

Con ese accionar NEFASTO no llegarán a nada, JAMÁS harán que cambiemos de parecer. Entre otras cosas porque es un tema de ideales, convicciones, principios, educación, visión y creencia. Por eso el pueblo les dice “¡NO VOLVERÁN!”

Cuando el país entero entienda e interiorice que somos el epicentro de los deseos norteamericanos por las riquezas naturales y minerales, seremos capaces de ver más allá del tema. Se nos señala de ser cómplices de lo que sucede, pero basta con INVESTIGAR, LEER y ANALIZAR lo que se propone para los casos de intervencionismo militar extranjero y lo que ha quedado de ellos. 

NO estoy ni estaré a favor de la muerte de nadie. Creo que el ajusticiamiento no debe pasar por nuestras manos, pero si en ese devenir de violencia nos tocara, es deber de cada quien medir lo que se haga porque "en defensa propia" muchos se quieren refugiar y más con el golpe continuado que ocurre hoy en nuestro país.  

No creo en los que buscan desesperadamente la salida de sus problemas bajo medidas antiéticas, antidemocráticas e inhumanas. Los que se llenan la boca al autodenominarse "demócratas" son los mismos que hoy llaman al enfrentamiento civil sin medir las consecuencias.

Creo en la conciencia del pueblo que despertó y dejó de ser invisible desde aquel año 89, 92, 98, 2002 y hasta nuestros tiempos. Creo en la voluntad de querer dar lo mejor de sí mismos. No busco convencer a nadie, pues es esta mi postura personal y firme.  La que me hace ser. 

Hay tantas ansias de poder de lado y lado, de las fuerzas más oscuras y despiadadas que este escenario les conviene, pero ¿enfrentar a un país entero, pueblo contra pueblo?... No lo acepto. No se justifica lo injustificable. 


Sigo lúcida de pensamiento y espíritu; en pie de lucha y libre.
Si se me juzga, pues que sea como tal.

lunes, 13 de enero de 2014

La crisis no es más que NUESTRA crisis

por: América Parés F. 

Oigo decir, entre quejas y reclamos efervescentes, que continúan las guerras, que se acabó el respeto, que la vida no vale nada; que el dinero ya no alcanza, que no conseguimos alimento. Que nos quedemos sin agua, que no hay electricidad, que la inseguridad nos arropa… que la justicia no llega.

Pero es muy sencillo andar por la vida señalando las culpas y no asumir las pequeñas, medianas y grandes responsabilidades. Y aunque difícil parezca, no es una tarea imposible, se trata de saber enfrentarlas con todo lo que eso traiga consigo.  

Hoy el Zulia tiene la más importante y sentida lucha ambiental y social contra la Carboeléctrica, la cual se pretende habilitar en medio del Río Socuy, utilizando carbón del Guasare como combustible fósil para generar los megavatios de energía que se requieren, en vista de la grosera demanda que exige la sociedad –todo esto según los planes presentados por entes gubernamentales de la región-.

 Sin embargo, de llegar a instaurarse esta bomba de tiempo, traerá profundas e irreparables secuelas con el desplazamiento y el posible exterminio de las comunidades indígenas de la localidad que se resistan, así como la desaparición forzada de la biodiversidad por las devastadoras extracciones de suelo y la grave contaminación de las aguas que son de consumo humano y que están depositadas en Manuelote y Tulé. ¿Eso te suena familiar?


No existe justificación alguna, más allá de intereses mezquinos y económicos,  para que la minería del carbón sea más importante que evitar a toda costa los daños ambientales y mantener a salvo el patrimonio de nuestras etnias ancestrales.

Cuando se supo del atentado donde perdió la vida el Cacique Yukpa Sabino Romero, sentí que la Tierra también lo lloró. Hoy la resistencia de Sabino lleva impregnado el trazo del carbón que pretende arrastrar a la muerte a cientos de miles de especies vegetales, animales y humanas.   

La CRISIS

La crisis no es más que una dificultad, un conflicto. Interno o externo, pero que sigue siendo un hecho que altera o deforma las conductas humanas, y que solo en algunos casos maravillosos tiene el poder de transformar para bien. Hoy tenemos crisis que combinada con casi todo: crisis mundial, crisis social, crisis de valores, crisis económica, crisis alimentaria, crisis inmobiliaria, crisis sanitaria, crisis ambiental,  crisis energética.

La Tierra, nuestra más perfecta y equilibrada superficie, es el espacio con autenticas garantías que tenemos para sobrevivir. Hoy ella implosiona desde sus ardientes venas al atravesar sus mares y océanos; agita sus fuertes vientos para limpiar el enorme descontrol que contamina el flujo en sus cielos y se abre paso desde sus capas tectónicas para reordenar  lo que  le han quitado.

No conforme con ello, hoy también la Tierra explota. Explota de ira y pesar de madre cuando los bosques son víctimas del ecocidio, cuando su biodiversidad agoniza y se extingue, cuando dejan morir sus lagos, ríos y mares. Sigue así su pesar cuando explota de desconsuelo profundo al sentir que extraen sus recursos naturales y no se escatima el mismo esfuerzo para ayudarla a renovarse y poder descansar.  

Las alteraciones planetarias, provocadas mayoritariamente por la mano del hombre, se hacen más y más visibles. Ya nuestro hogar natural presenta síntomas graves de sus males adquiridos. La energía que encierra está siendo despilfarrada sin escrúpulos. La humanidad no termina de entender que, aunque las necesidades sociales sean infinitas, los recursos naturales no lo son.

Cuando se trata de la Tierra la crisis es de todos (as).

La actividad minera del carbón también es un estado de crisis. Es nuestra crisis en el Zulia. ¡ALTO CON LA CARBOELÉCTRICA! Más agua, más vida, más Sierra de Perijá. ¡Otras formas de energía son posibles sin contaminar al ambiente y sus pueblos!



lunes, 21 de octubre de 2013

Apartado "C"

por: América Parés F. 
@americapares


Me declaro Culpable. 

Culpable por entrometer mis palabras en el horizonte colmado de silencios cómplices, 
por no saciar tus ánimos de mi derrota, 
por confabular para que mi telar de sueños se expanda.
Me declaro Culpable, irremediablemente, por todo lo que mis ojos gritan y mis versos proclaman.
Culpable por ser optimista ante las contradicciones humanas, 
por creer en una patria que se levanta con el alba,
por trabajar en lo colectivo y no guiarme del ejemplo egoísta.
Me declaro Culpable por dejar huellas en la epidermis de la materia.


Sin embargo, y desde este apartado "C" de mi memoria, me declaro Culposamente inoCente simplemente porque me irradian de dicha.


Una inoCente con causa por confiar en los niños que aún estrechan su mano y no vacilan en mirar a los ojos. 
InoCente con gracia porque lejos de preocuparme me atrevo a caminar sin usar las andaderas errantes que esta sociedad fabrica,
inoCente de toda causa por verme en el espejo y reconocer en mí a mis antepasados.
Me declaro inoCente por intimidarme con el soplo de vida que dan las caricias y los besos marinados.
InoCente fui, soy, seguiré siendo porque siempre llegará otra vida y estaré dispuesta a Crecer.  

Y aunque mi Culpabilidad y mi inoCencia hoy me delaten, llevo Conciencia plena de mis actos y soy responsable por cada palabra que estas manos redactan.    


Soy felizmente Culpable y gratamente inoCente.





miércoles, 31 de julio de 2013

ARTE POÉTICA


Pablo Neruda

ENTRE sombra y espacio, entre guarniciones y 
doncellas,
Tres mujeres- Picasso 1908
dotado de corazón singular y sueños funestos,
precipitadamente pálido, marchito en la frente
y con luto de viudo furioso por cada día de vida,
ay, para cada agua invisible que bebo soñolientamente
y de todo sonido que acojo temblando,
tengo la misma sed ausente y  la misma fiebre fría
un oído que nace, una angustia indirecta,
como si llegaran ladrones o fantasmas,
y en una cáscara de extensión fija y profunda,
como un camarero humillado, como una campana un poco
           ronca,
como un espejo viejo, como un olor de casa sola
en la que los huéspedes entran de noche perdidamente ebrios,
y hay un olor de ropa tirada al suelo, y una ausencia de flores
-posiblemente de otro modo aún menos melancólico-,
pero, la verdad, de pronto, el viento que azota mi pecho,
las noches de substancia infinita caídas en mi dormitorio,
el ruido de un día que arde con sacrificio
me piden lo profético que hay en mí, con melancolía
y un golpe de objetos que llaman sin ser respondidos

hay, y un movimiento sin tregua, y un nombre confuso.

miércoles, 24 de julio de 2013

Lágrimas de odio

Artículo de Opinión
bajo responsabilidad del autor:

Jose Ignacio Bombace
josebombace@gmail.com
Twitter: @josebombace


Maracaibo, 18.07.2013 05:11pm

“Jose Ignacio, prendé a ver que están pasando en Venezolana de Televisión”. De espaldas prendo sin ganas el televisor que de por sí ya estaba sintonizado en dicho canal. Luego de varias noticias concernientes al desempeño del gobierno bolivariano, escucho una voz de chamito cantar “llevo tu luz y tu aroma en mi piel, y el cuatro en el corazón”, pero no le paro bolas a la cuestión y sigo jartando una cremita de auyama que estaba burda de buena porque mi tía le echa un pelo de cebolla y leche y queda vergataria. 

Bueno, el caso es que empiezo a escuchar  un nariceo proveniente de la tía mía, un nariceo así como pa´que no le chorrearan los mocos y una especie de gimoteo medio muteado y de una vez la miro y se está secando las lagrimas. Le pregunto que qué le pasa y me dice: “Esos niños especiales (resulta que el que cantaba era un niño con algún tipo de discapacidad, creo que visual, y estaba con el presidente Maduro en la inauguración de un hospital para tratar con niños especiales) nadie (gimoteo) nadie les paraba ni media bola, Chávez fue el que empezó a ayudarlos y todos esos hospitales los empezó fue él”. Al terminar de decir esto, mi tía (que quiero más que la verga, de verdad que si) lanzó un narizazo duro, y con las dos manos se seco las lagrimas, dejando un aro rojo alrededor de sus ojitos apagados. Al momentico entre gimoteos dijo: “Ay, como hace falta Chávez, parece mentira que este muerto, qué vaina Jose Ignacio, como uno siente a Chávez todavía ¿no?”.

Verga, yo me considero (entre lo que cabe) un carajo cojunuo, pero no que va, se me hizo de una vez el nudo en la garganta y le hui con la mirada, condenando mis ojos al plato de crema de auyama, de esos platicos de sopa de plástico verde, bueno ahí miré y no la vi mas pa’ no ponerme a llorar yo también. Tía se limpió como dos veces más y se puso a comer. Yo terminé antes y con el acostumbrado “con permiso”, me paré y fui a lavar los platos en la cocina y ahí sí, sin que nadie me viera, boté mi par de lagrimitas por el Comandante Chávez.

Y ahora que estoy escribiendo esto, sé que no fueron lágrimas por la memoria del comandante, no nada que ver, fueron lágrimas de odio, de impotencia acumulada al ver como se estanca la cuestión, lágrimas de odio de saber que hay una partía de desgraciaos y desgraciadas que se esconden bajo el legado del comandante y se disfrazan de rojo sin otra meta que llenarse de billete así tengan no que vender a la revolución, sino que si es necesario venden hasta su propia madre. Mal nacidos y mal nacidas. Las lágrimas que botó mi tía, estoy seguro, aunque con las mismas sales y los demás componentes, que desconozco cuales son que componen a ese líquido, que brota de los ojos de uno cuando se atraviesa una fuerte emoción, sí eran de nostalgia, de sentimiento como se dice popularmente. Las mías no.

De pinga que se construyan hospitales, autopistas, puentes, fábricas, verga es necesario, pero se nos esta yendo el proceso por el grandísimo peo del desabastecimiento de comida. Coño, el pueblo ahora vive es rodeando los centros de venta de alimentos para comprar un pollo o arroz o lo que esté a la venta, entre el catalogo de productos que los intocables permitan adquirir. Valga la aclaratoria, los intocables a los que me refiero son esos señores dueños de expendios de alimentos que tienen sus intereses políticos en el desgaste del pueblo.

Esas lágrimas de odio de las que hablaba son de la impotencia, de ver la impunidad y saber que uno no puede hacer nada. Son el resentimiento de ver a los corruptos de siempre dar la mano y abrazar a los nuevos corruptos que ahora hacen una alianza bajo el color de la sangre patria. Son las lágrimas de desconsuelo al ver a mi generación (o al grueso mejor dicho, no hay que generalizar) siguiendo al desgraciao apátrida del Capriles, drogomano, irresponsable, asesino, mentiroso como toda la derecha, y verlos y verlas defendiendo una vaina, un modelo de sociedad que es el que los ha mantenido en la miseria. Coño, por qué se les deja pasar si son riquitos, es lógico que defiendan sus intereses de clase, pero verga, cuando veis a los chamos y chamas que andan como uno, a pie y sin reales, haciéndole el piso político a un desgraciado cerdo capitalista del carajo, a un holograma de falso líder, verga da un sentimiento así como de lástima ligada con un dolor de estómago muy jodio, de verdad que si.

A mí nunca me ha gustado llorar, siempre se me ha hecho muy difícil, inclusive cuando murió el comandante, pude desahogarme fue en Caracas cuando lo vi. Estas lágrimas de odio ponen ideas en mi cabeza, para nada conciliadoras, buscan venganza. Buscan vengar todas esas lágrimas de mi pueblo, esas que son las mismas de mi tía, esas que de verdad sienten y creen en el proceso revolucionario y observan atónitas, inmutables, el lento caer casi ingrávido del sueño revolucionario del Comandante Chávez. ¿El gobierno no puede con el problema alimentario, y quien podrá acaso, la derecha que quiere tumbarlo? ¡No me jodan! Solo el pueblo salva al pueblo, y sé que no soy el único que ha llorado lágrimas de odio en este peo. La pregunta es: ¿seguiremos llorando odio o lo canalizaremos cómo es? ¿El Estado puede solucionar el problema? ¿Esperaremos?

Queda entonces encendido el cojonómetro/ovariómetro.
¡Patria o Muerte!